KAYAK EN PANTANO O PLAYA

yo soy cabraloca

yo soy cabraloca

KAYAK

 

156210_871996132917016_295245194742922687_n
581904_871999989583297_8304362857657061476_n
993846_871996502916979_2791629897924672786_n
1927676_872000032916626_2644028621373354851_n
10689488_871996476250315_4994316474228109792_n
10982611_403416076517242_2597422982566025367_n
11217545_403415859850597_2011277100729095973_n
11219623_403415823183934_6704748962476864086_n
11224152_403416193183897_1635272452841372063_n
11236432_871995929583703_5072062713608657694_n
11260394_403417199850463_7112381471905581169_n
11659416_403417099850473_7709014968183001183_n
11703286_403416509850532_5908429701648841801_n
11705248_403417039850479_2008527050345748570_n
11705303_403415749850608_1520320396171368289_n
11738060_403416223183894_8823682341630607563_n
11742871_403417033183813_8396688309316739772_n
11745425_403416009850582_7093393286003763500_n
11745568_403416133183903_8217856061456007751_n
11751923_403416319850551_4786934108247207751_n
11753291_403415666517283_8433345474888030779_n
11755116_403416169850566_7111964197961692363_n
11755717_403416236517226_1168955205588058541_n
11755872_403416409850542_6273297941581882788_n
12376367_871996046250358_5109355740470673915_n
12439148_871996442916985_884507457125975494_n
12507384_871996486250314_4747904252278232781_n
12509704_871995922917037_7273548033798701712_n
12540786_871995999583696_5072306461128395903_n
12549029_871995926250370_4563893458236131821_n
12553098_871996339583662_5444552152621083024_n
 

Kayak.

 

El kayak es una variedad de piragua de uno, dos o cuatro tripulantes cuyo uso es fundamentalmente deportivo. En su origen eran de un solo tripulante y se usaban para pescar y cazar. El tripulante o palista se acomoda sentado y orientado en dirección al avance, a diferencia de las embarcaciones de remo, propulsando la embarcación mediante una pala de doble hoja o cuchara que no necesita de apoyo sobre el casco.

Es una embarcación larga (eslora) y estrecha (manga). En sus diseños tradicionales es de cubierta cerrada, sólo abierta en la ‘bañera’ donde se sitúan el o los palistas. Existen en la actualidad tantos diseños y variantes como usos potenciales, pero en general puede considerarse una embarcación pequeña en relación con otras, en ocasiones de diseño extraordinariamente hidrodinámico y en otros casos de diseño compacto y maniobrable. Se construyen kayaks de uno, dos y cuatro tripulantes. Dadas sus características pueden encontrarse kayaks en aguas tranquilas (ríos, embalses, lagos, piscinas), aguas bravas (ríos de ‘montaña’ o canales de aguas bravas) y en el mar, incluso en mar abierto. Tal variedad de usos se traduce en una gran cantidad de modelos: de pista y descenso de ríos, de aguas bravas, de kayak extremo, de rodeo, kayaks de ‘surf’, kayak de mar, de kayak-polo y de recreo, entre otras.

Historia

 

Dos personas en un kayak en 1930 en laIsla Nunivak, Alaska.

Al kayak se le atribuye un origen esquimal, más concretamente inuit. La palabra significaría “bote-de-hombre” o “pedazo de madera flotante” ya que se construía a la medida del palista. En la sociedad esquimal, los menores no podían utilizar estas embarcaciones y sólo al alcanzar la mayoría de edad, en un acto ritual, la familia le construía su propio kayak. Se decía que si un esquimal salía a cazar y no regresaba era porque había usado un bote prestado.

En su origen, en el Ártico, el kayak fue concebido originalmente como un bote unipersonal consistente en una armazón de madera revestida de pieles. Tiene una antigüedad de al menos 4000 años.1 Los más antiguos kayaks recuperados se muestran hoy en día en el departamento de Norte América del museo etnológico de Múnich.2 Los esquimales crearon también prendas específicas para esta actividad como el anorak o el denominado cubrebañeras, que en su caso sólo dejaba al descubierto la cara del palista.

Los kayaks contemporáneos de estilo tradicional están inspirados en los diseños nativos, especialmente de Alaska, norte de Canadá, y suroeste de Groenlandia. El escocés John McGregor, explorador, deportista y filántropo del siglo XIX, introdujo y popularizó el kayak y el piragüismo en Europa, donde rápidamente alcanzó popularidad hasta el punto de llegar a ser deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de París de 1924 y parte del programa oficial en los Juegos de Berlín de 1936. Los kayaks modernos se construyeron mayoritariamente en madera hasta los años 50, cuando aparecieron en EEUU los primeros kayaks de fibra de vidrio. Los primeros kayaks de material plástico rotomoldeado se introdujeron en 1973. Hoy en día los materiales de construcción varían; sigue construyéndose en madera pero también en fibra de vidrio, carbono, kevlar, y materiales plásticos, dependiendo del uso que se le vaya a dar al bote.

Principios de diseño

Los diferentes modelos de kayak son un buen ejemplo de los parámetros hidrodinámicos que entran en juego. Los kayaks de velocidad (de pista), de competición en mar y de travesía, son largos y extremadamente estrechos. Buscando un rendimiento hidrodinámico óptimo. En cambio, los kayaks de aguas bravas, de surf y de polo son cortos, redondeados y de formas más anchas. Para lograr maniobrabilidad y un gran control de la embarcación en condiciones de fuerte corriente, oleaje… etc.

Otro factor importante es el peso frente a la resistencia. Los kayaks de materiales plásticos son muy resistentes y pesados, se suelen usar en travesías, descensos no competitivos o para turismo e iniciación. Pero no son adecuados para la competición. En este caso, los materiales compuestos han acabado por sustituir a la madera; serán embarcaciones muy ligeras y en general rígidas, con resistencia al choque adecuada a la competición donde evolucionen.

Tipos

Una clasificación de los diferentes modelos de kayak podría ser la siguiente:

Kayak de competición

Por su similitud incluimos en esta categoría los kayaks de pista (de velocidad), los de maratón y los de río deportivo. Se trata de embarcaciones donde se busca el máximo rendimiento hidrodinámico. Siendo por tanto largas, sumamente estrechas y de sección transversal en forma de “U”. Estas condiciones le otorgan una gran inestabilidad y requieren cierta experiencia previa para mantener el equilibrio en la navegación. Su longitud y peso está recogida en los reglamentos de competición, siendo la longitud la misma en todas las competiciones (5.2m K1, 6.5m K2, 11m K4). Se exige embarcaciones más pesadas en las competiciones de velocidad (12kg K1, 18Kg K2, 30Kg K4) y más ligeras en ríos deportivos y maratón (8Kg K1, 12Kg K2, 20Kg K4) [1]]. También se acota la longitud máxima de la hoja de timón (10mm K1 y K2, y 12mm K4). Durante años adicionalmente existía un ancho mínimo reglamentario para los kayaks (51cm K1, 55cm K2, 60cm K4). La introducción sucesiva de nuevos modelos donde dicho ancho se implementaba en la cubierta, incluso con elementos llamados “cuernos” provocó que finalmente fuera suprimido del reglamento y permitiera una interesante evolución de los kayaks que actualmente son notablemente más hidrodinámicos que hace una década.

Tres diferentes kayaks de competición. De derecha a izquierda: ‘Lancer’, ‘Americano’, ‘Destroyer’

Kayak de competición en mar

Son embarcaciones pensadas para competir en mar abierto, competiciones internacionales en mar abierto y en los cinco continentes, algunas de ellas de cierto renombre. Se trata de embarcaciones largas (6 metros de eslora) y estrechas (45cm de ancho); que deben ser rápidas y suficientemente estables. Para poder negociar el oleaje marino acumulan bastante volumen en proa y en ocasiones se diseñan con elementos adicionales como proas de ‘pato’. Como es habitual en los modelos de competición, para su construcción se eligen materiales ligeros, resistentes y rígidos. Fibras de vidrio, de carbono, Kevlar y sus variantes.

Kayak de mar y travesía

Por sus formas, quizá sean los modelos actuales que más recuerdan los kayak esquimales. Su rasgo característico serán su proa y popa ligeramente elevadas y de perfil muy redondeado que les permite acometer el oleaje con garantías. Serán kayaks largos, capaces de cubrir grandes distancias, más anchos que los modelos de velocidad y con compartimentos estancos que les permiten llevar cierta cantidad de carga (como provisiones, agua, elementos de campamento, botiquín, cartografía, sistemas de comunicación, instrumentos de navegación, etc.). Los modelos actuales pueden acomodar uno, dos o tres palistas. Algunos modelos tienen timón, otros no. Finalmente algunos kayaks para zonas frías son forrados interiormente en poliuretano o fibra aislante. Podemos encontrar modelos en fibra de vidrio o en materiales plásticos rotomoldeados, en este caso muy resistentes al impacto al precio de mucho mayor peso.

Kayak de slalom

Adaptados a las competiciones de slalom en aguas bravas, disciplina olímpica que consiste en recorrer un circuito a través de “puertas” hechas con dos varillas que cuelgan a unos pocos centímetros del agua, a las que no debe tocar el kayak, el remo o el competidor. Estas embarcaciones evolucionan en zonas de fuerte corriente e incluso desnivel donde es esencial una gran capacidad de maniobra. Son kayaks muy cortos (3.5m), relativamente estrechos (60cm), redondeados y planos en proa y popa. Esencialmente para lograr una gran capacidad de viraje y maniobras agresivas. El palista suele ir encajado en la bañera y debe usar cubrebañeras especialmente resistentes para impedir la entrada masiva de agua. Esto le permite controlar la embarcación con la cadera a la vez que le obliga a dominar el esquimotaje (maniobra de auto rescate para casos de vuelco del kayak). Los materiales de construcción serán los propios de la competición: Fibra de vidrio, de carbono y kevlar, lo cual resulta en embarcaciones ligeras y resistentes.

 

Un kayak de competición de slalom, el modelo Kapsl de la marca Vajda

Kayak de descenso

Deben ser embarcaciones rápidas y capaces de desenvolverse bajo fuertes corrientes y grandes volúmenes de agua. Su diseño en algunos aspectos se asemeja a los kayaks de pista. Son largos, relativamente estrechos y con formas verticales en proa y popa. Se diferencian de estos en que se diseñan acumulando cierto volumen extra por encima flotando como si nada, especialmente en proa. Dicho rasgo les permite salir a flote rápidamente y evolucionar ágilmente en saltos o desniveles de agua. Finalmente y como en todos los modelos de aguas bravas, el palista puede encajar sus rodillas en la estructura de la bañera e intentar, llegado el caso, el esquimotaje. Serán embarcaciones de competición, deben ser rápidas y ligeras y por ello se construyen en fibra de vidrio, de Carbono, o en Kevlar-Carbono.

Kayak de polo

Muestran cierto parecido a las modelos clásicos de aguas bravas. Son kayaks cortos, de casco redondeado y acabados en proa y popa también redondeadas, que en muchas ocasiones se remata con una pieza de goma; pues son frecuentes los golpes entre jugadores (véase kayak-polo). Se diferencian de los modelos de slalom en las formas más redondeadas en sus extremos. Su comportamiento hidrodinámico en aguas tranquilas será muy similar. Serán embarcaciones maniobrables y en general lentas en comparación a los modelos de pista. Podemos encontrarlos en materiales plásticos y en fibra si nos referimos a los modelos de competición.

Kayak de surf y de estilo libre

Adecuado a las nuevas modalidades de piragüismo, en sus orígenes el Kayak surf se practicaba con kayaks de aguas bravas. Su desarrollo general ha generado embarcaciones específicas. En general, son kayaks muy cortos, de casco poco redondeado, de apariencia plana y en ocasiones incluyendo bordes, aristas o quillas. Proa y popa también suelen presentar una apariencia plana. La proa ligeramente levantada y la popa más baja y más plana, tal y como suelen acabar las tablas de surf. Su diseño suele incluir cierto volumen por encima de flotación justo delante o detrás del palista para mejorar la flotabilidad. En estas modalidades pueden encontrarse kayaks autovaciables, donde el casco no está cubierto y el palista lleva las piernas al descubierto, evitando la acumulación de agua dentro del casco. En definitiva serán embarcaciones muy maniobrables y de formas tales que permitan las maniobras propias de estas disciplinas: giros abruptos, looping varios o la capacidad de coger olas.

Pala o remo

Todos los kayaks se propulsan mediante una pala de doble hoja, o doble cuchara. Unidas por una pértiga y desfasadas entre sí cierto ángulo (véase pala); con objeto de permitir una correcta técnica de paleo. Su apariencia ha variado sustancialmente con el paso del tiempo, actualmente econtramos modelos varios, adaptados a las diferentes modalidades de este deporte.

Durante décadas sólo se empleaban las palas denominadas ‘planas’ o liminar, con cucharas con dicha apariencia. A mediados de los 80 aparecen las palas ‘wing’ [2]] o de efecto ala. Que esencialmente buscan un aprovechamiento del fluido donde se mueven para generar sustentación; y por tanto un mejor apoyo. Poco después aparecen las palas ‘Rasmussen’, evolución lógica de las anteriores. Las palas actuales son variantes del modelo Rasmussen y habitualmente adoptan el nombre del fabricante. Estos diseños buscan lograr una propulsión eficaz pero no resultan adecuadas para las disciplinas de aguas bravas, excepto para el descenso, pues en estas disciplinas priman los apoyos y las múltiples técnicas de repaleo. En estas modalidas se siguen usando modelos ‘planos’, optimizados a las aguas bravas y habitualmente con empuñaduras ‘buzadas’ para permitir un mejor agarre. Los modelos actuales se construyen en diferentes tallas, tanto en las hojas como en el mástil y pueden ser empuñadas por personas de toda condición y estatura. En cuanto a los materiales, las de competición se construyen en Carbono, las de turismo o iniciación pueden encontrarse en fibra y con mástiles de aluminio.

Equipamiento

Equipamiento del kayak

En primer lugar, todos los kayaks incorporan un asiento; móvil o fijo y de características varias. También el denominado posapiés o reposapies, de función obvia. Al menos uno de ellos debe ser regulable para adaptarse al palista. Los modelos de pista, de río o de travesía suelen equiparse con un timón. La orza se sitúa en el tercio trasero de la embarcación y es controlada con los pies mediante pedales o un sistema de cruceta y listón, en fibra o madera. Orza y sistema de control están unidos por un cable o una cuerda delgada y tensa que permite transmitir el control hasta la orza. Por último, los modelos de aguas bravas o de travesía suelen incorporar compartimentos estancos y sistemas para fijar cierta cantidad de carga en la embarcación. En algunos modelos existe la posibilidad de incorporar una vela pequeña, especialmente en kayaks de travesía.

Equipamiento personal

El palista de aguas tranquilas por lo general utiliza, además de ropa adecuada al medio y al clima del lugar particular a navegar, un cubrebañeras; prenda de material impermeable que evita que entre el agua en el interior de la embarcación, y que se fija mediante elásticos a la abertura (bañera) donde se introduce el kayakista. Hasta los 16 años es obligatorio el uso de chaleco salvavidas y siempre resulta recomendable las ropa térmica o prendas de neopreno si las condiciones meteorológicas lo aconsejan. La práctica de aguas bravas exige un equipamiento más complejo. Es obligatorio el uso de casco, chaleco y es muy habitual equiparse con ropa de neopreno y calzado adecuado al medio; bien escarpines o calzado de agua similar. Dependiendo del caso puede resultar imprescindible el uso de material específico de seguridad y salvamento. Por ejemplo cuerdas de seguridad, arneses o elementos extra de flotación.

Maniobras del kayakista

Entre el gran número de maniobras y sus variantes, algunas de ellas pueden considerarse comunes a otras disciplinas deportivas, como el surf o el remo. Otras, cierto número, serán específicas del kayak; por ejemplo las siguientes:

Esquimotaje: la más popular sin duda, de imprescindible dominio por parte de los esquimales. El palista volcado accidentalmente es capaz de recuperar la verticalidad ayudándose de la pala a modo de palanca sobre el agua y mediante un golpe de cadera. Será una maniobra propia del kayak de aguas bravas, kayak de surf o de mar; prácticamente imposible de ejecutar en un kayak de velocidad donde el palista no va encajado en la bañera como en las modalidades mencionadas.

Paleo a ola: donde uno de los palistas aprovecha en beneficio propio la ola que el kayak (o canoa) de otro palista genera naturalmente al desplazarse. Se puede tomar en posición lateral y ligeramente retrasado frente al palista de referencia o situándose justo detrás de dicho palista con la proa muy próxima a la popa del kayak que nos precede y cuya ola aprovechamos. La toma de ola permite recibir cierto empuje de ésta y avanzar con menor resistencia, la pérdida de dicha ola nos sitúa en posición de contraola recibiendo el empuje en dirección opuesta y por tanto avanzando con mayor resistencia. Dicha toma de ola es caracerística de las competiciones de kayak de media y larga distancia donde pueden observarse las curiosas formaciones que adoptan los grupos de palistas que buscan la ola de sus competidores y evitan la zona de contraolas.

Apoyo: el palista utiliza la pala no como elemento propulsor sino como apoyo para lograr un mejor equilibrio, para reducir la velocidad de la embarcación o para forzar una maniobra rápida de su kayak. Los apoyos en sus muy diversas formas se usan tanto en aguas tranquilas como especialmente en aguas bravas o en el mar donde los giros y cambios de dirección son más frecuentes.

Repaleo: aquellas maniobras donde se busca un deplazamiento lateral o un giro rápido de la embarcación, en este caso mediante una técnica de propulsión y no de apoyo. La pala, ahora como herramienta de propulsión se acciona normalmente girada respecto de su posición normal desde una posición alejada y traccionando hacia la embarcación. En ocasiones describiendo una trayectoria curva (palada circular). Para lograr una respuesta rápida y efectiva del barco, el palista que repalea suele reforzar su acción, girando, empujando con su cadera y desplazando el peso de su cuerpo hacia la pala. Existen múltiples variantes del repaleo.

Finalmente, tanto las modalidades de aguas bravas como las de kayak de mar cuentan con maniobras específicas de cada, en algunos casos comunes. Respecto de las aguas bravas o el kayak de estilo libre, los palistas son capaces de ejecutarloopings, adelante y atrás, usando como ayuda la fuerza de la corriente; también se habla de tomas de corriente, cruces de corriente… etc. Las modalidades de surf o sus variantes también serán capaces, en este caso sobre las olas del mar, de ejecutar loopings, coger las olas de mar y evolucionar sobre ellas como lo haría un surfista en su tabla.

También se conoce como piragüismo

Piragüismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre. 
 

El piragüismo, canotaje o canoa kayak es un deporte acuático que se practica sobre una embarcación ligera, normalmente de fibra de vidrio o plástico (en embarcaciones de recreo), y fibras de kevlar o carbono (en embarcaciones de competición). La embarcación es propulsada por una, dos o cuatro personas (pero no tres) con una pala. Las principales embarcaciones utilizadas son el kayak, propulsado por una pala de dos hojas, y la canoa, propulsada por una pala de una sola hoja.

Las competiciones se hace normalmente en los meses de verano, sin embargo, los entrenamientos se realizan durante todo el año. Se divide en categorías según la edad y sexo. La división por edad establece la distancia que se rema en cada categoría (la distancia va aumentando conforme se va subiendo de categoría).

El Diccionario de la Real Academia Española utiliza el término “piragüismo” para referirse al deporte consistente en la competición de dos o más piraguas, movidas a remo por sendos piragüistas, que pueden ir sentados o de rodillas.

Historia

Las palabras “piragua” y “canoa” son términos americanos, pertenecientes a las lenguas arahuacas, utilizadas para denominar a dos tipos de embarcación características de la cultura taína, con las que los habitantes locales realizaban navegación de cabotaje en la zona del Mar Caribe.1 2 Ambas se caracterizaban por no tener diferencias entre la proa y la popa, pero la piragua era algo más grande y podía incluir el uso de velas. El 26 de octubre de 1492, Cristóbal Colónintrodujo la palabra “canoa” en la cultura europea, que de ese modo se convirtió en el primer americanismo del idioma español.3 El siguiente es el texto del Diario del Primer Viaje en el que aparece el término:

Viernes 26 de octubre. Estuvo de las dichas islas de la parte del Sur. Era todo bajo cinco o seis leguas, surgió por allí. Dijeron los indios que llevaba que avía de ellas a Cuba andadura de día y medio con sus almadías, que son navetas de un madero adonde no llevan vela. Estas son las canoas.4

Por su parte “kayac” es una palabra inuit que significa “bote de hombre”.5

En América del Norte y la Mesopotamia asiática, se han encontrado canoas de 6000 años de antigüedad.6 El kayak, por su parte, es un invento inuit, en elÁrtico, concebido originalmente como “bote unipersonal consistente en una armazón de madera revestida de pieles”, que tiene una antigüedad de al menos 7000 años adP.7 Varios grupos científicos sostienen incluso la hipótesis de que la primera llegada del hombre a América fue realizada en canoas, entre 10000 y 14000 años adP.8

El piragüismo nace como deporte

Aunque en la década de 1840 el piragüismo empezó ser considerado como deporte, su nacimiento tal como lo conocemos hoy en día, se remonta al kayak construido en 1865 por el escocés John MacGregor, un abogado residente en Londres. Este escocés se considera el viajero universal más conocido en el mundo del piragüismo. Durante 1865, MacGregor se dedicó a viajar a través de los ríos británicos.

Durante los años siguientes, emprendió numerosos viajes por los lagos y ríos de los países nórdicos y de Europa Central (Francia, Alemania y Suiza) con su kayak “Rob Roy”, llamado así en honor al famoso Rob Roy del clan escocés MacGregor. También llegó al Mar Rojo, navegó en el Jordán, en el canal de Suez y en el río Nilo.

Concibió la idea de una embarcación ligera lo suficientemente grande para llevarla él mismo, y completamente cubierta salvo por un pequeño agujero en el medio del barco en el que él se sentaba, y propulsada por un remo de doble pala o una vela pequeña. El kayak “Rob Roy” tenía una longitud de 4 m, una anchura de 75 cm y su peso era de aproximadamente 30 kg. Se construyó de la manera tradicional, de un armazón de madera, cubierta con lona impermeable, constituyendo el modelo estándar de kayak durante bastante tiempo. John MacGregor alcanzó tal prestigio, que fue invitado por Napoleón III a visitar París en 1867, para que organizara una travesía en el río Sena con motivo de la Exposición Universal. Su libro, “Un millar de millas en la canoa Rob Roy”, cuenta las aventuras de este singular navegante.

En el continente europeo, los primeros kayaks se difundieron en Suiza y Alemania, empleados en principio para propósitos excursionistas y después también para la competición. Los primeros kayaks construidos en Europa, se hicieron de la misma forma y con los mismos materiales empleados por los esquimales.

Debido a que las características principales de esta embarcación eran el paseo y la comodidad, los kayaks se construyeron con armazones desarmables que les permitieron ser fácilmente transportados dentro de mochilas y, rápidamente armadas en el lugar deseado. En Alemania se desarrolló en el siglo XIX un popular kayak desarmable bautizado como “Faltboote”. Se construyó con un armazón de madera, cubierta con una lona impermeable.

Más adelante, los kayaks se construyeron con más anchura en la popa que en el resto de la embarcación, hasta el día en que un alemán llamado Heyman tuvo la ocurrencia de pensar que “la naturaleza es nuestro modelo”. Así, empezó a construir los kayaks con forma del pez: anchos en la proa, y estrechos en la popa, consiguiendo unas embarcaciones que llegaron a ser las más rápidas del momento.

En 1880 se fundó en los Estados Unidos la American Canoe Association y el 19 de enero de 1924, la primera federación internacional de canotaje, vista la necesidad de reagrupar las numerosas asociaciones de piragüismo que ya existían a nivel mundial. En ese momento se creó la Federación Internacional de Piragüismo con el nombre de Internacionale für Repräsentantschaft Kanusport, siendo constituida por Austria, Dinamarca, Alemania y Suecia. Sin embargo, no fue hasta junio de 1946 cuando adquirió su nombre definitivo, International Canoe Federation (ICF).5 Esta entidad organizó en 1938, el primer Campeonato Mundial de Piragüismo.

El piragüismo fue incluido como deporte de exhibición, en los Juegos Olímpicos de París 1924, donde tuvieron lugar algunas exhibiciones de kayak con once piragüistas, y fue formalizado como deporte olímpico en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936.

La revolución de la tecnología

Un día, cerca del final de la década de 1930, William Fronde, un diseñador naval británico, descubrió que los kayaks eran más rápidos si eran más largos. Desde ese momento, todos los constructores empezaron a construir kayaks más largos, porque en ese momento, los kayaks de competición eran de medidas y formas libres. En 1936, para la Olimpíada de Berlín, se crearon los reglamentos que establecieron las dimensiones oficiales de los kayaks y canoas que rigen actualmente.

Los grandes innovadores en ese momento, fueron los austríacos que introdujeron en esos Juegos Olímpicos los kayaks construidos de “corteza”, con las superficies lisas y el acabado uniforme, de considerables ventajas, porque la superficie lisa reduce al mínimo la resistencia en el agua, y facilita el avance de la embarcación. Poco a poco, estas embarcaciones fueron cambiando hasta llegar a los sofisticados kayaks y canoas de competición de la actualidad.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el piragüismo se volvió sumamente popular. Al principio, probablemente porque proporcionó una manera barata de navegar, cuando los suministros eran muy limitados. El auge global de las embarcaciones en los años 50 benefició al piragüismo. La popularidad del “slalom” como espectáculo catapultó al piragüismo y logró, por medio de la televisión, llegar a ingentes cantidades de público.

Hoy en día, según el reglamento de competición de la F.I.P, puede usarse cualquier tipo de material para la construcción del kayak, si bien el peso total, forma y superficie de contacto con el agua del kayak deben ser los especificados por el reglamento.

La posibilidad de usar cualquier material de fabricación se ha explotado al máximo por los constructores de kayaks, usando maderas tratadas, metales, plásticos y fibras que hacen más ligeros a los kayaks con resistencia mejorada y durabilidad. Actualmente, las maderas más nobles, trabajadas convenientemente, se han empleado en la construcción de piragüas y, más recientemente, las fibras de carbono y kevlar han agregado una superior resistencia a estas embarcaciones.

En la actualidad

Alemania y Hungría se encuentran entre los países más destacados en este deporte; el primero obtuvo 43 medallas de oro, sumando las logradas por los distintos estados alemanes a lo largo de la historia olímpica, mientras que el segundo lidera los logros en campeonatos mundiales, con 161 medallas de oro. Entre los países de habla hispana, España es el mejor ubicado, tanto en el medallero olímpico con dos medallas de oro en un total de nueve, como en los campeonatos mundiales con nueve medallas de oro sobre un total de 45. Entre los países hispanohablantes, también han obtenido medallas olímpicas o en campeonatos mundiales Cuba, Argentina y México.

Modalidades

Existen diferentes modalidades de piragüismo o canotaje, dependiendo del tipo de embarcación, del número de personas que monten sobre ella o de la superficie acuática sobre la que se desarrolle (mar, río, lago o pista artificial).

Las principales modalidades del Piragüismo son las siguientes: 9

Aguas tranquilas

Son las competiciones en las que la salida se da a las embarcaciones colocadas en línea y siempre sobre aguas tranquilas, recorriendo una distancia sin obstáculos en el menor tiempo posible. Las distancias de 200, 500 y 1.000 metros están reconocidas como olímpicas.

También podrán disputarse pruebas sobre la distancia de 2.000, 3.000 y 5.000 metros, desarrollándose en este caso sobre un circuito.

Slalom

El objetivo de la competición de slalom es realizar un recorrido en aguas bravas, franqueando un número determinado de puertas en el menor tiempo posible. Los trayectos de slalom se señalan sobre aguas bravas, esto es, las de dificultad de navegación Nivel III, IV y V, y a los obstáculos fluviales se añaden otros artificiales, independientemente de las puertas, que no son obstáculos.

El recorrido debe tener una longitud mínima de 250 m., medidos desde la línea de salida hasta la línea de llegada (medido desde la línea central), y se recomienda que la longitud máxima no sea superior a 400 m. También debe haber un área de calentamiento para los competidores de al menos 100 m., así como un área de relajación pasada la línea de llegada.

El recorrido tendrá el número de puertas que determine el reglamento de la F.I.C. La distancia entre la última puerta y la línea de llegada no debe ser inferior a 15 m. ni superior a 25 m. El recorrido debe ser totalmente navegable y ofrecer las mismas condiciones para palistas diestros y zurdos en C-1.

El eslalon está reconocido como olímpico.

Descenso de Aguas Bravas

El Descenso es una competición que tiene por objetivo que un competidor en una embarcación sobre aguas bravas, descienda por un recorrido establecido en el menor tiempo posible. Es obligatorio el uso de chaleco salvavidas y casco tanto para Slalom como para Descenso.

Ascensos, descensos y travesías

Ascensos, son competiciones que celebran en río y en contra de corriente. Se realizan en una o varias etapas, sin más obstáculos ni dificultades que las naturales existentes (Nivel I y II), con toma de tiempos.

Descensos, son competiciones que se celebran en río, a favor de la corriente. Se realizan en una o varias etapas, sin más obstáculos ni dificultades que las naturales existentes (Nivel I y II), con toma de tiempos.

Travesías, son competiciones que se celebran en mar, lagos, embalses, etc. Se realizan en una o varias etapas, sin más obstáculos ni dificultades que las naturales existentes (Nivel I y II), con toma de tiempos.

Maratón

En las regatas de Maratón el competidor deberá cubrir en el menor tiempo posible un determinado recorrido de larga distancia, en aguas no sujetas a prescripciones estándar. Deberá afrontar las mismas tal como las encuentra y estar preparado, en caso necesario, a transportar su embarcación a través de un obstáculo, o entre dos cursos de agua.

Durante el recorrido el competidor deberá realizar un número de porteos previamente establecido y debidamente señalizados, dónde se puede avituallar al deportista. El recorrido del porteo tendrá un mínimo de 100 metros y un máximo de 300 metros.

Piragüismo recreativo

Son actividades realizadas sobre una piragua en cualquier escenario navegable llevadas a cabo sin ánimo de competir, que se realizan en una o varias etapas y sin tomas de tiempos.

Kayak polo

El Kayak Polo consiste en un juego de pelota competitivo entre dos equipos, compuestos de cinco jugadores cada uno. Los participantes, provistos de un kayak y de una pala, intentan marcar goles en la portería del contrario. Obligatorio el casco y el chaleco salvavidas reglamentarios.

Balsismo

Se desarrolla sobre escenarios de aguas bravas, superando los obstáculos del recorrido en una balsa neumática, siendo su elemento propulsor la pala simple.

Kayak de Mar

Es una especialidad del piragüismo cuya competición se realiza en mar, estuarios, rías, etc.; utilizando embarcaciones específicas.

Kayak Surf

Evoluciones del piragüista aprovechando la fuerza de las olas, tratando de mantenerse el mayor tiempo posible impulsado por éstas y valiéndose de la pala como único medio de propulsión.

Estilo libre

El objeto de la competición de Estilo Libre es hacer el máximo de maniobras, para sumar el máximo posible de puntos, en un tiempo determinado, en una ola o rulo en un cauce de aguas bravas.

Barco dragón

Modalidad en la que se disputan carreras con una canoa abierta propulsada por 20 palistas, o 10 en la modalidad pequeña, con una pala de hoja simple(nunca de dos hojas). La tripulación la completa un timonel y un marcador de ritmo.

Piragüismo adaptado

Está indicado para toda persona con discapacidad que tenga la habilidad de participar en pruebas de piragüismo, utilizando embarcaciones reglamentarias o especialmente adaptadas.

De todas estas modalidades, sólo aguas tranquilas y slalom se encuentran dentro del calendario olímpico.

Baremo de dificultades

Se establecen unas valoraciones internacionales de dificultad para el trazado de recorridos, de la siguiente manera:

  • Nivel I.- Fácil. Aguas tranquilas sin ninguna dificultad de navegación.
  • Nivel II.- Pequeñas dificultades, con corrientes, presas y rápidos sin dificultad. No aptos para embarcaciones de pista o velocidad. Aconsejable el uso de chaleco salvavidas y casco.
  • Nivel III.- Navegación difícil. Es obligatorio a partir de este Nivel el casco y el chaleco salvavidas. Corriente viva, rápidos francos, exigen dominio de la embarcación. No aptos para embarcaciones de pista o velocidad.
  • Nivel IV.- Muy difícil. Pero sin peligro para palistas entrenados. No aptos para embarcaciones de pista o velocidad. Obligatorio el uso de chaleco salvavidas y casco.
  • Nivel V.- Navegación extremadamente difícil. Peligroso. Sólo para palistas perfectamente entrenados y preparados. No apto para embarcaciones de pista o velocidad. Obligatorio el uso de chaleco salvavidas y casco.
  • Nivel VI.- Infranqueable. Impracticable. Sin posibilidad de navegación.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Enjoy this blog? Please spread the word :)

WhatsApp chat